Mezclador de alto rendimiento de CO2

Con este mezclador obtendremos una mezcla de alto rendimiento de CO2 en nuestro acuario.

Esto significa que necesitaremos menos cantidad de CO2 para que las plantas de nuestro acuario reciban el aporte necesario.

Cabe destacar que con este sistema conseguimos el tamizado del las burbujas, esto quiere decir que las burbujas se rompen literalmente en millones de microburbujas consiguiendo, en una segunda etapa de mezclado, la mezcla de CO2+Agua en un alto porcentaje y así obteniendo un alto rendimiento.

Nivel de dificultad:Alto

Peligrosidad: Media

Probabilidad de éxito: Media

Descripción

Con este mezclador de CO2 vamos a conseguir un tamizado de las burbujas mas un rozamiento de las mismas con el agua, de este modo aumentamos considerablemente el rendimiento del CO2 absorbido por el agua.

Actualmente, la gente suele utilizar para mezclar el CO2 la famosa campana invertida. Este es un método de mezclado lentísimo ya que el agua tiene que coger el CO2 de la campana por la tensión superficial del líquido + gas. Al ser tensión natural y no forzada el CO2 que entra en el agua es mínimo desperdiciándose más del 95% del CO2. Con ello vemos que cada vez la campana de CO2 está mas llena acabando por rebosar y finaliza con perder todo el gas que se va inyectando.

Otro método es comprar un tamizador. Es un método efectivo ya que se crean literalmente millones de microburbujas. Estas deambulan por nuestro acuario hasta perderse por la superficie. No cabe decir que un tamizador es carísimo ya que se hace con cerámicas porosas y no hay competencia entre fabricantes. Aún así el tamizador es un sistema incompleto.

Nuestro sistema funciona en dos etapas. Una primera etapa romperá las burbujas creando millones de burbujas, similar al tamizador pero no tan efectivo como este, y una segunda etapa consistirá en forzar la tensión superficial de todas esas miles de burbujas.

Mediante estas dos etapas (tamizador + forzador) conseguiremos un altísimo rendimiento llegando a ver con suma facilidad como nuestras plantas comienzan a expulsar oxigeno por sus hojas.

Pues vamos a empezar con este bricoacuario. Os comento antes que este montaje resulta difícil de realizar, ya que contiene varios componentes de fabricación casera en las cuales se necesitan herramientas de precisión como por ejemplo taladros con brocas de 1mm o menor.

El montaje está dividido en tres partes que constan de: el inyector, la bomba mezcladora y el forzador. Comencemos…

Los materiales necesarios son los siguientes:

Tubo aireador de 4mm.(Ese que usamos para el compresor de aire del acuario)

Tapón de la botella.

Conectores de jardinería para tubos de 4mm.Los podemos encontrar en cualquier almacén de bricolaje y jardinería.

Soldador.

Silicona.

Tijeras.

Pegamento instantaneo (Cianoacrilato)

Alicates para cortar y sujetar.

Aguja hipodérmica.

Tubo rectangular de dos cuerpos, con sus respectivas tapas de metacrilato. Esto va a ser lo mas difícil de conseguir. Necesitamos dos tubos con sus respectivas tapas las cuales constan de tapa superior e inferior y tapa de empalme. Se puede buscar algún tubo redondo de PVC, el tamaño no importa siempre y cuando sea correspondiente a la medida de nuestro acuario. El tubo debe de ser de una altura tal cual que el agujero de salida del filtro de agua quede en la parte superior del tubo y el final del tubo llegue un poquito mas de 3/4 partes del fondo de nuestro acuario. Yo esto lo he conseguido de una estantería de CD que venía en una revista. Era una estantería rotatoria y el eje de la estantería estaba formado por estos tubos cuadrados de metacrilato. Lijando se consigue dar forma a las tapas. Mirar a vuestro alrededor a ver si encontráis algo que se pueda adaptar a lo que yo he hecho.

Teflón de fontanería. (Teflón normal y corriente, ese que usa los fontaneros para sellar las tuberías)

Taladro con brocas de 1mm o inferior y kit de lijas abrasivas. (Típico taladro para usos de electrónica)

¡ATENCIÓN PELIGRO!

La construcción de este sistema requiere especial atención a las presiones que se pueden generar a la hora de calibrar la aguja inyectora.
No obturar nunca la salida de CO2 al 100% ya que si el CO2 lo obtenemos de un fermentador de levadura, este podría explosionar.
En caso de duda no realizar este montaje o pedir consejo y ayuda a un entendido en estos sistemas.
La responsabilidad es suya, usted decide si está capacitado para realizar el siguiente montaje ya que se necesitan unos conocimientos mínimos para saber a que peligros está sometido.

Manos a la obra (el inyector)

Para el inyector necesitaremos la aguja hipodérmica y el tapón de botella.

Primero cogemos el tapón de botella y le hacemos un agujero en el lateral con el soldador tal cual mediante lijado y quitada las rebabas encaje a la perfección la parte de plástico de la aguja (el conector a la jeringa). Luego con la broca hacemos un agujero en la parte superior del tapón al otro extremo igual que en la foto tal cual quepa el alfiler de la aguja.

La aguja la comenzamos a doblar poco a poco y a mordisquitos con los alicates hasta hacer con ella un ángulo de 90º, de modo que encaje con los dos orificios que hemos realizado en el tapón.

Ahora con el conector de plástico de la aguja vamos a realizar la adaptación a nuestro tubo de aire de CO2.

Cogemos un conector de jardinería de diámetro de tubo de 4mm y cortamos, en un lado del conector, el trocito que se ensancha dejando sólo en ese lado la parte lineal del conector, unos 5mm. Esos 5mm que nos quedan en un extremo del conector los insertamos en el conector de plástico que tiene la aguja. Veremos que encaja a la perfección. Entonces lo volvemos a sacar, aplicamos a los lados del conector pegamento instantáneo y rápidamente volvemos a encastar el conector de jardinería con el conector de plástico que lleva nuestra aguja. Con esto hemos conseguido el sellado del conector y hemos conseguido adaptar la aguja al tubo del aire del CO2 tal como se ve en la foto superior derecha.

Lo siguiente a realizar es el calibrado de la aguja.

Cogemos y aplastamos 1’5cm aproximadamente del extremo de nuestra aguja. La conectamos a nuestro circuito de CO2 y dejamos que alcance presión. Sumergimos la aguja y vamos aplastando su extremo hasta que consigamos finísimas burbujas. Esto se consigue cuando se alcanza una presión medio elevada. Deberíamos oír un sonido agudo de como salen las microburbujas dentro del agua. Debemos asegurarnos de la presión máxima que puede soportar nuestro equipo. Calibrándolo a una presión intermedia sería suficiente. El reactor de levaduras nos ofrece esta presión sin problemas.

Una vez realizado esto procedemos a montar la aguja en el tapón. Insertamos la aguja por los dos orificios y encastamos el conector y la punta de la aguja en el tapón. Ahora cogemos pegamento instantáneo y pegamos las dos uniones entre tapón y aguja, quedando unidos como si de una sola pieza se tratase estos dos componentes. Por último rellenamos de silicona el interior del tapón y alisamos el culo del tapón tal y como se ve en la imagen izquierda.

Debemos dejar secar 24 horas antes de su manipulación.

Una vez realizado esto, se procederá a sumergir el inyector y se verificará que funciona todo correctamente. Con la presión adecuada deberían salir pequeñas burbujas de modo continuo. El tamaño de las burbujas deberían ser las mismas que las que se ven en un vaso cuando vertemos cava (champán).

Visto esto pasemos al montaje con la bomba mezcladora.

En esta parte del circuito vamos a conseguir un tamizado superior de las burbujas. Las aspas de la bomba de agua nos va a seccionar aún más nuestras burbujas. Con ello conseguimos un ultratamizado de las burbujas y un forzado de la tensión superficial entre el agua y el CO2.

La bomba de agua en cuestión es del tipo sumergida. El filtro del acuario en nuestro caso es un filtro del tipo totalmente sumergido. Este filtro tiene tres compartimentos (el del termostato, el del filtrado y el de la ubicación de la bomba.

Vamos a realizar la inserción de las burbujas en el centro de las aspas de la bomba de agua.

Esto es muy sencillo. Cogemos y desmontamos la bomba extrayendo la envoltura de plástico que cubre las aspas.

Como se puede ver en la imagen derecha realizamos un fino agujero con el taladro. Este será el sitio donde insertaremos la aguja del inyector. Este agujero tiene que corresponder con el centro de las aspas de la bomba. Una vez realizado esto ensamblamos todo el conjunto tal como queda en la foto de inicio. Este conjunto nos tiene que caber por el orificio donde va ubicada la bomba en el filtro.

Una vez realizado esto sólo nos queda el forzado de la tensión superficial de las microburbujas de CO2. Veámoslo a continuación…

Esta última parte del circuito es la más difícil de conseguir a causa de localizar los materiales necesarios para su construcción. Podemos buscar alternativas para su construcción utilizando tubo de PVC e imitar el formato del forzador que aquí construimos. Necesitamos dos secciones cuadradas (pueden ser redondas), dos tapas herméticas y una tapa empalmadora de las dos secciones. En metacrilato queda el conjunto muy bonito ya que es transparente y vemos funcionar el mecanismo del interior.

Las tapas de los extremos las lijaremos con lija o con el taladro en modo de lijadora abrasiva hasta quedar como queda en la imagen de la izquierda. Su cometido es sellar el circuito. La tapa del extremo superior quedará tal cual la imagen izquierda. La tapa del extremo inferior realizaremos un mayado de agujeros tal como se ve en la imagen inferior derecha.

Esta tapa su cometido es dejar pasar el circuito de agua y aguantar el mecanismo de forzado del mezclador de CO2 como veremos mas adelante.

La tapa intermedia unirá las dos secciones de metacrilato. En medio de la tapa realizaremos unos 9 agujeros de tamaño medio con el soldador tal i como se ve en la imagen de la izquierda.

A continuación realizaremos un agujero en la primera sección del circuito. El tamaño del mismo debe de ser exactamente el tamaño del agujero de salida de agua de nuestro filtro. Este agujero se puede ver en la imagen superior derecha. Queda a la altura suficiente para que todo el circuito quede sumergido una vez montado.

Una vez realizado esto vamos montando todas las piezas. Primero montamos la tapa inferior a la primera sección. Después rellenamos con grava de grano medio de acuario hasta más o menos la mitad de la primera sección. Luego tapamos con la tapa intermedia. Boca salida agua filtroA continuación montamos la sección superior la cual lleva el agujero de unión con nuestro filtro. Para finalizar colocamos la tapa superior. El forzador una vez montado debería quedar como la imagen superior derecha.

El siguiente paso será encintar con teflón la boca de salida de agua de nuestro filtro. Una vez realizado esto insertamos la boca dentro del agujero que hemos realizado en la parte superior de la sección de metacrilato y listos. Tenemos el circuito completado. El funcionamiento es sencillo. El agua mezclada con las microburbujas de CO2 entra en la primera sección de metacrilato mediante la boca insertada del filtro a nuestro sistema. Una vez aquí las burbujas quieren ir a la superficie pero la corriente del agua fuerza a que se vayan hacia abajo ocasionando una lucha de gravedades que provocan el rozamiento del agua con el CO2. Esto hace romper la tensión superficial del agua y las burbujas del CO2. Una vez atravesado la primera sección del circuito se encuentra con la segunda sección en la cual contiene grava. Esta grava al ser atravesada con el agua y el CO2 hace que las burbujas choquen con la grava y se disuelvan con el agua. Aquí es donde la asociación de agua mas CO2 es mayor. Para finalizar esta agua es expulsada por los agujeros inferiores liberándola al acuario para que nuestras plantas las pueda absorber. No os preocupéis si veis salir burbujas, es normal. El circuito va alimentando de CO2 al acuario de modo continuo. En las imágenes inferiores se puede observar como queda montado todo el circuito final.

Este mezclador de alto rendimiento de CO2 tiene una efectividad muy elevada. El problema más notable es su construcción debido a la busqueda de los materiales y a su dificil elaboración. Una vez construido no os defraudará.

Este montaje junto al reactor de CO2 forman un verdadero equipo de inyección de CO2 de alto rendimiento y de bajo coste para nuestro acuario.

Con este equipo veremos unas plantas exuberantes. No necesitamos ninguna válvula para cortar el suministro de CO2 por la noche ya que si hiciéramos esto los parámetros del agua cambiarían bruscamente siendo peor el remedio que la enfermedad. Los peces no se morirán por exceso de CO2 ya que las plantas durante el día han generado suficiente oxígeno como para mantener la vida en nuestro acuario por la noche. Eso si, no usar este equipo si no tenemos vegetación en nuestro acuario, ya que el verdadero pulmón son las plantas del acuario y son las que permiten cerrar el ciclo de CO2–>O2. Al crecer las plantas más rápidamente, estas consumen mucho CO2 y nitratos limpiando nuestra agua del acuario más efectivamente que con un simple filtro de agua. Este equipo potencia el sistema de oxigenación del acuario. No necesita ser pilotado externamente por lo tanto le confiere una autonomía total sin ayuda externa de circuitería electrónica.

Recuerdo que en la parte superior podéis votar que os aparecido esta aplicación y ya sabéis, si tenéis dudas siempre podéis preguntar en los foros.

Compártelo: